“No más muertes” piden taxistas del estado a las autoridades

“No más muertes” piden taxistas del estado a las autoridades

Compartir

06/12/2017/Misael Nava Corona

Ante la ola de inseguridad que ha sucedido en la entidad, diferentes agrupaciones de taxistas del municipio de Apizaco se dirigieron en caravana a la capital del estado donde se les unieron los taxistas de la capital para pedir a las autoridades que atiendan los crímenes que han atacado impunemente al gremio.

Como muestra hace pocos días, el sabado pasado desapareció un compañero de Chiautempan, del que más tarde se encontró su unidad en la colonia “El Alto” con signos de haber sido violentado, lo que a motivado mas aún a los taxistas a levantar la voz y hacer escuchar sus exigencias a las autoridades con diversas consignas pintadas en  parabrisas y ventanas pidiendo alto a la delincuencia, alto al robo, no más muertes, a la voz de algunos taxistas de “todos somos uno”.

La protesta se originó porque el pasado fin de semana, un taxista de Chiautempan desapareció y más tarde fue encontrada su unidad con huellas de sangre, lo que ha llevado al gremio a inconformarse por la inseguridad que azota la entidad y que ha sido más visible en las principales ciudades del estado.

En los primeros días de diciembre un taxista fue hallado en un camino de terracería de la primera sección del municipio de San Luis Teolocholco, el cual colinda con la comunidad de El Carmen Aztama.

Los campesinos de la zona reportaron al servicio de emergencias 911 que en ese lugar, justo a un costado de un puente y de las vías del tren se encontraba el cuerpo de una persona.

En septiembre, un taxista fue asesinado por cuatro sujetos que estaban vestidos de payasos, quienes abordaron el taxi del ahora occiso en el sitio de “La India”, que se ubica en la cabecera del municipio de Chiautempan para luego ser encontrado sin vida entre la comunidad de La Luz y Tlachco en Contla.

En abril, el hampa se ensañó con los taxistas de la entidad, se confirmó la muerte de  Mario V, cuyo cuerpo fue abandonado en el panteón de Santiaguito en Tepectipac, municipio de Totolac, mientras que en Apizaco un agente ministerial asaltó con lujo de violencia a otro trabajador del volante.

 

Dejar una respuesta